ANECDOTARIO TAURINO 2

LUIS MAZZANTINI
Se cuenta que a pesar del gran respeto que mutuamente se tenían, el Guerra consideraba a Mazzantini un gran estoqueador y le menospreciaba como muletero.
En cierta ocasión que toreaban juntos, Mazzantini tuvo que pedirle prestada la muleta al Guerra, y éste le advirtió: “Yo se la dejo a osté con mucho gusto, pero toreá, lo que se dise toreá, ¡manque s’acueste osté con Lagartijo, compare…!”

          _____________

 Cuentan que estando en París “Curro Cúchares”, salió del hotel a dar un paseo y después de un rato se despistó y no sabía volver de nuevo. Intentó comunicarse con varios transeúntes, preguntándoles: Monsiú: ¿sabe osté jablá españó?

CURRO CUCHARES
Inútiles fueron sus tentativas con cuantos lo intentó. Hasta que un chico le dijo que entendía un poquito de español. Entonces Cúchares vió el cielo abierto.

Gracias a Dios, compare e mi arma, que encuentro arguien que jabla en cristiano! ¿Podría isirme donde podré encontrar una tasca cuarquiera pa jamá, que tengo una carpanta que no gipo?

El pobre muchacho no entendió ni papa y se alejó, tras disculparse.

Y Cúchares comentó: -¡Vaya un gachó! ¡Pues mas claro que le he jablao, no se pué jablar…!

____________________

ESPARTACO PADRE
El padre de “Espartaco”, Antonio Ruiz, cuenta la siguiente anécdota:“Me ayudaba Juan Belmonte, que me llamaba el Remendao, porque siempre acudía a su finca de “Gómez Cardeña” con la ropa destrozada por los revolcones de las reses. Una tarde que toreaba una novillada con Emilio Oliva y Carlos Corbacho, estuvo Belmonte en la plaza. Un novillo cogió a Corbacho y la cosa se quedó en
un mano a mano entre Oliva y yo. A mi me cogió un novillo hasta siete veces.

    Cuando llegué a Gómez Cardeña me dijo Belmonte, con su característico tartamudeo:

    “Ree-men-dao”..

    “Sí, maestro”- le contesté.

    “Cu-cuan-do torees otra vez, tee lle-vas al toro a-al bur-la-dero y te a-aga-chas”.

    “No entiendo, maestro ¿Para qué tengo que llevarme el toro al burladero y agacharme?”

    “Paa-ra que veas que tiee-ne los huee-vos más gran-des quee tú”.

Fue una lección sabia y aprendí que a bruto nadie le gana al toro.
____________
En una corrida en que Frascuelo recibió una cornada de consideración, una vez en la enfermería y

SALVADOR S. FRASCUELO

mientras el médico le hacía la primera cura, bastante dolorosa por cierto, un amigo suyo le preguntó:

–¿Qué a sío, Salvador?,

y Frascuelo le contestó: “¡Qué ha de ser! ¡Na! Lo que dan los toros. Una corná”.

_____________

El día 5 de junio de 1910 se anunció en Madrid una corrida de Miura, para Rafael “El Gallo”, Manolete (padre) y Antonio Pazos. Eran tan exagerados de pitones que los aficionados decían que Rafael no iría a torear esa corrida.

RAFEL EL GALLO

El día anterior a la corrida llegó de Sevilla Rafael y se presentó en la tertulia del café donde solía acudir.

   -¡Caramba, Rafael! ¿Tú por aquí?. Pues se aseguraba que no vendrías.- le dijo un admirador.

-¿Por qué?, preguntó El Gallo, mirando a los contertulios.

Por los miuras que hay encerrados en los corrales, le contestaron.

-¿Y qué importa eso?, dijo El Gallo- “A mí no me dan miedo las divisas. Al toro que embiste derecho, lo toreo a mi gusto, y si me embiste torsío, no me paro a preguntarle de qué ganadería es…”.

_____________
Había toros de Miura en Sevilla. Como si la Giralda se hubiera multiplicado por seis. Feria de Abril.

EL DIVINO CALVO
Todo soberbio y esplendente, excepto las espantás de Rafael el Gallo en una de sus malas tardes. No hace sino saltar la barrera ante los pitones de los miuras. En el colmao, por la noche, sus amigos se lamentan del espectáculo.

Rafaé, que t’as pasao la tarde mirando al callejón… ¿Por qué saltabas la barrera?

Y Rafael sentencioso le contestó:  ¿Pués pa qué la ponen?

_____________

EL GALLO
Juan Belmonte organizó un festival a beneficio de Rafael El Gallo, en el que intervino él mismo como Rejoneador, siendo un éxito económico importante.
Tras el festival se reunieron varios de los organizadores para ver el modo de liquidar los beneficios a Rafel. Algunos propusieron entregarle cantidades mensuales, conociendo lo generoso del carácter del torero. Otros que fuese semanalmente, y Belmonte dijo:

— “Lo mejor es dárselo diariamente y, a poder ser, la mitad por la mañana y la otra mitad por la tarde”.

_____________

En una ocasión el Teniente hermano Mayor de la Real Maestranza, para agradecerle la colaboración de El Gallo en un festival benéfico que participó le preguntó:

RAFAEL EL GALLO
– Rafael, queremos hacerle a usted un regalo… ¿Tiene usted algún deseo?. No nos gustaría comprarle una cosa que no le haga ilusión

– ¡Por Dió! -contestó El Gallo- No tienen que gastarse ustedes ni un real en mí… ¡Apúntenme a maestrante!

Se cuenta que a pesar del gran respeto que mutuamente se tenían, el Guerra consideraba a Mazzantini un gran estoqueador y le menospreciaba como muletero. En cierta ocasión que toreaban juntos, Mazzantini tuvo que pedirle prestada la muleta al Guerra, y éste le advirtió: “Yo…

Calificación del Artículo

CONTENIDO
INTERÉS
REDACCIÓN
ACTUALIDAD

Total

La opinion de nuestros usuarios es muy importante para losmitosdeltoro.com. Por favor, califique este artículo y si quiere deje sus comentarios. Gracias por colaborar con losmitosdeltoro.com

User Rating: 4.35 ( 3 votes)
78

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *